Jesús Vico y Asociados, S.L.

Blog

Monedas sicilianas con leyenda HISPANORVM (de los Hispanos)

Ana Vico Belmonte 05 Julio 2021

Sicilia fue anexionada a la República Romana a finales del siglo III a.C. A lo largo de estas luchas y, ya desde siglos anteriores, el reclutamiento de mercenarios para engrosar las filas del ejército es señalado de forma constante en las narraciones de las fuentes clásicas. En Sicilia, durante la Segunda Guerra Púnica la participación de los mercenarios se había difundido ampliamente y, en este caso, su reclutamiento se utilizó eminentemente en la defensa de sus ciudades contra la amenaza del poder romano. 


Subasta 159. Lote 277.
https://www.jesusvico.com/es/lote/I159-2121-2121/277-388-acunaciones-con-leyenda-hispanorvm-s-iii-ac-1a-emision-a-cabeza-de-atenea-a-izq-encima-n-y-detras-c

Siracusa fue la última de las ciudades en caer bajo su dominio, su derrota no fue fácil. De hecho, Roma hubo de servirse de la indigna artimaña de la traición para lograrlo, y es en ese punto donde entran en escena un grupo de mercenarios hispanos liderados por el general Moericus. Habían sido encargados del frente de defensa de su importante puerto, pero una vez que percibieron la imposibilidad de la victoria siracusana, decidieron pactar en secreto con el ejército agresor liderado por el cónsul Marco Claudio Marcelo, para lograr una salida airosa. Así fue como se materializó la victoria romana sobre Siracusa, con la incursión de sus tropas por e puerto apenas defendido por los mercenarios hispanos. 


Subasta 159. Lote 278.
https://www.jesusvico.com/es/lote/I159-2121-2121/278-388-acunaciones-con-leyenda-hispanorvm-s-iii-ac-3a-emision-a-cabeza-masculina-laureada-a-der-r-jinete-l

Tras la toma de Siracusa, la República Romana en gratitud a la acción, les cedió el control de la cercana ciudad de Morgantina (Murgentia), en el interior de la isla. Con ello, no solamente obtuvieron un buen botín representado en el reparto de estas tierras, sino que como gobernadores de la ciudad adquirieron otras potestades como la de acuñar sus propias monedas de bronce. En esta época, la pieza de bronce representaba la moneda de menor valor, la que prácticamente solo circulaba en el interior de las ciudades o en áreas adyacentes, ya que era la que la población utilizaba en sus transacciones diarias. Por este motivo, la potestad de acuñar monedas sólo se refería a estas emisiones de bronce o bajo valor. 

Por tanto, es gracias al estudio de éstas monedas como podemos recuperar información relevante de los elementos de poder locales, sometidos a la autoridad común, que ya por entonces constituía la República Romana. La serie Hispanorum, conocida así por la incorporación en la leyenda del gentilicio: HISPANORVM, representa la última de las acuñaciones de la ciudad, con nueve emisiones de tipos nuevos y una metrología romana uncial (quadrans: 6,82 g.; sextans: 4,55 g. y uncia: 2,27 g.), cuyo uso se extendió hasta finales del siglo I a.C. 




Subasta Extraordinaria Archer M. Huntington (HSA). Lote 170.

En general, no son monedas que destaquen por su gran calidad artística. Su enorme interés y rareza radica en la convergencia del origen siciliano de la acuñación y el gentilicio de su leyenda, un elemento que impregna de gran carisma a estas piezas, pues es la primera alusión escrita en la historia a Hispania y su población. En definitiva, lo que la leyenda HISPANORVM demuestra es que, aún lejos en tiempo de la formación de un Estado o ente público que pudiera reconocerse con el nombre de Hispania, estos mercenarios sí lo interpretaban como el nombre de la patria común a todos ellos. 

En nuestra próxima subasta 159, que tendrá lugar el próximo 20 de julio, saldrán a subasta 3 ejemplares de estas interesantes y escasas piezas. 



Ana Vico Belmonte



Leer más

El Fanam del Imperio Vijayanagar

José Ramón Vicente Echagüe 21 Mayo 2021


La numismática del subcontinente indio resulta tan fascinante como compleja. Debido a su historia y situación geográfica, sus monedas han recibido influencias tan dispares como, helenísticas, persas o árabes. En todos los casos, sin embargo, presentan rasgos propios dependiendo de las diferentes regiones que integran este vasto territorio. El fanam del sur de la India emitido de forma continua entre los siglos XIV y XIX, representa el esplendor y decadencia del Imperio Vijayanagar, una de las pocas zonas que quedó fuera de control del Sultanato de Delhi.


Este imperio fue la gran referencia política, cultural e incluso espiritual del sur de la India durante el final de la Edad Media y el comienzo de la Edad Moderna. Fundado en 1336, ocupó todos los territorios del sur del río Krishna y la meseta del Decán (los actuales estados de Karnataka, Andhra, Pradesh, Tamil Nadu, Kerala) y consiguió erigirse en muchos sentidos como guardián de las esencias hinduistas frente al poderoso sultanato del norte. Durante los siglos XV y XVI, Vijayanagar logró un progreso considerable en muchos aspectos, y en especial, en la organización (tal y como puede comprobarse hoy en día en su capital, Hampi, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) y en las obras públicas, como la construcción de embalses y obras de regadío. Otro aspecto que, además, incidió directamente en la emisión de moneda, fue el impulso del comercio interior y exterior en un contexto de contactos cada vez más fluido con los europeos. Vijayanagar necesitaba de Occidente, caballos, elefantes, piedras preciosas y madera de sándalo. Mientras que exportaba, principalmente, especias, arroz, productos textiles y azúcar. A partir de mediados del siglo XVI, el imperio comenzó a sucumbir víctima de sus vecinos, musulmanes del norte y la falta de cohesión interna, con territorios que poco a poco fueron actuando de forma independiente. Aunque siempre conservando su herencia cultural y social.